Aquella tarde del domingo 27 de agosto dos ráfagas de disparos se escucharon en la calle principal de Gramoven, Catia, a la altura de la escalera 5 de Julio. Gritos desaforados marcaron la escena que desataba una tragedia inesperada, fuera de todo contexto.

La víctima era una ama de casa y líder social de nombre Elizabeth de Caires de Abreu, de 51 años. Los vecinos, quienes habían observado lo acontecido corrieron desesperados para auxiliar a la fémina. Buscaban a toda costa salvarle la vida y la llevaron al Hospital Periférico de Catia, pero como la mayoría de los hospitales del país, la falta de insumos impidió que fuera operada en ese lugar, por lo que fue llevada al Hospital Dr. Miguel Pérez Carreño.


El proyectil había impactado directamente en la cabeza de la quincuagenaria, una situación que preocupaba a sus familiares. De Caires perdió gran parte de la masa encefálica y se apagó su vida el lunes 28 de agosto a las 2:00 de la madrugada en una sala de operaciones.

CONSIGUIERON TODO EL EFECTIVO DEL PAIS! Miren Quien Lo Tenia!

Un “matraqueo”

Ese domingo la muerte y la anarquía rondaban por la calle principal de Gramoven. La muerte llevaba uniforme, parecido al de los paramilitares colombianos, una boina roja, botas negras, armas cortas y una insignia con las palabras: Policía Nacional Bolivariana (PNB).

Sus caras eran las misma de siempre, al igual que sus actitudes. Se valían de un punto de control en plena calle para hacer de las suyas.

Llevaban rato parando a conductores pidiéndoles papeles del carro y buscando cualquier cantidad de excusas para conseguir algo a cambio a través del conocido y usado “matraqueo” (Se aplica al cobro de alguna cantidad de dinero o mercancía para obtener un permiso o acción para evitar una multa u otros).

Desde la platabanda de su casa Elizabeth observaba toda aquella escena con repudio y comenzó a gritarles a los uniformados.Su rechazo se incrementaba a medida que pasaban los conductores y estos eran sometidos por los funcionarios bajo acciones fuera de la ley.

“¡Dejen de matraquear!, ¿hasta cuándo?”, eran las palabras que les profirió Elizabeth a aquellos cuatro hombres que actuaban bajo el poder de un arma.

Una muerte súbita

Elizabeth se enardecía a medida que pasaban las horas y aquella alcabala policial no dejaba de “matraquear”. Aproximadamente a las 4:30 de la tarde ocurrió algo inesperado, un hecho súbito que manchó de sangre a Gramoven. Una camioneta Pick Up fue retenida en el punto policial. Sus ocupantes se vieron sometidos por los uniformados y bajo un psicoterror le quitaron dinero y la mercancía que llevaban en el vehículo.

La furia se desató en Elizabeth seguía gritándole a los funcionarios ante aquella acción deshonrosa y uno de ellos conocido como Esneider Eliecer Meléndez Leones, de 25 años de edad, profirió un disparo al aire para atemorizar a la fémina, pero lo repitió nuevamente y ese segundo fue el que presuntamente  mató a de Caires.

ASI COMENZO ESTE MES! Con Este Pajaso Al Gobierno!

Enseguida, tanto Esneider como los funcionarios Romel Josue Marciales Gil, Elvis José EscalonaJiménez y Génesis Scarleth García Rodríguez se dieron a la fuga, pero tres de ellos fueron detenidos y el presunto homicida está evadido de las autoridades. Extraoficialmente se conoció que Esneider logró escapar por el apoyo de una alta funcionaria de la PNB.

En cuanto, a los otros tres los familiares de la víctima han denunciado que estos fueron liberados, aunque para el momento esa información no ha sido corroborada por entes oficiales.

“Como un ángel, colaboradora  y servicial”, así la consideraron sus vecinos. Elizabeth adoraba a los animales, así lo mostraba todos los días cuando los atendía en un refugio de animales, situado en Caricuao. Su vida era servir a su comunidad.



Dejanos tus comentarios

Comentarios

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here