Página principal
31 octubre 2018 ( 1313 vistas )
Anuncios

LLEGAMOS AL LIMITE MIREN LO QUE ESTA PASANDO CON EL DOLAR EN VENEZUELA

Una tienda de vinos y rones en septiembre abrió sus puertas ofreciendo además de licores, desodorantes, pañales, champú y otros productos importados en un lujoso hotel de Caracas, mientras otra tienda en Maracaibo también exhibe desde jabones hasta sales trufadas.

Sin embargo, estos productos son en su mayoría estadounidenses con precios en la moneda de ese país o el equivalente a la tasa de cambio paralela, que duplica la oficial, reseñó un trabajo publicado por las periodista Corina Pons y Mayela Armas en la agencia Reuters.

Esta situación era impensable por el control cambiario del gobierno socialista vigente desde hace 15 años.

Cabe destacar, que en agosto el presidente Nicolás Maduro realizó una reforma legal donde despenalizó, al derogar la ley que definía los delitos cambiarios y reformar parcialmente el convenio cambiario, “la libre convertibilidad de la moneda”, medida que alentó el crecimiento de estos negocios que suelen llevar la firma de “bodegones”donde se venden productos imposibles de encontrar.

EL GOBIERNO YA NO PUEDE CONTROLAR ESTO

Según Reuters, abogados locales advirtieron que las nuevas medidas gubernamentales no explican claramente que las tiendas no puedan vender mercancía en otras monedas. “Existe ahora un área gris sobre el dólar como moneda de pago”, dijo uno de los juristas consultados, Leonardo Palacios.

El pago también se puede hacer en moneda local pero con la referencia del dólar paralelo. Estos productos traídos de Colombia, Panamá, Estados Unidos o Turquía por nuevos actores del sector comercial y son vendidos hasta por el triple del precio que en esos países.

Se paga en dólares
“Aquí vendemos en dólares”, manifestó la encargada del local en Maracaibo, Lourdes Torres, mientras atendía a los clientes que esperaban para cancelar. También, agregó que “recibimos efectivo y transferencias de bancos americanos”.

Los clientes son una amplia gama que van desde ejecutivos, diplomáticos, hasta turistas extranjeros, esta forma de adquirir productos se ve mermada en el pueblo venezolano que depende de un salario mínimo de Bs.S 1.800, que es equivalente a unos 30 dólares a la tasa oficial.

Bajo la hiperinflación venezolana, quienes reciben divisas tienen que cambiar más dólares que antes para comprar.En su mayoría, estos clientes perciben de remesas familiares o bonificaciones en dólares.

Es el caso de Sonia Ramírez, una exjueza de 52 años, que en la fronteriza ciudad de San Cristóbal acude a estos bodegones cuando recibe unos 120 dólares que envían cada mes sus dos hijos desde República Dominicana y España para evitarle hacer colas en los abastos tradicionales por sus dolencias de espalda.

Videos Recomendados

Anuncios

Videos recomendados

Asesinan, desmiembran y lanzan sus restos esparcidos en su propia casa en Los Valles del Tuy ACABAN DE DESTROZAR AL GRUPO DE LIMA LEO predicciones del mes de septiembre de 2018 Un hombre se lanzó del puente sobre el lago de Maracaibo