El fracasado diálogo de República Dominicana –país que ha sido albergue y refugio de corruptos y narcotraficantes venezolanos– no podía comenzar peor. A todas luces ha sido un éxito para el régimen y para dirigentes de una oposición hecha a la medida de la dictadura, que se presta para fortalecer a Maduro y sobrevivir en medio de esta vorágine destructora que amenaza con acabar hasta con el aire que se respira.

MIRA EL INSULTO QUE LE PEGO MADURO A JULIO BORGES

Por su génesis como por sus integrantes, ese diálogo carece de relevancia para los venezolanos que, perplejos, vemos cómo caímos en la miserable dictadura comunista que tanto advertimos quienes, por experiencia y olfato político, jamás creímos en un proyecto abyecto y criminal como el instaurado por Hugo Chávez, con cómplices en todos los sectores de la vida nacional.


LAS AGUAS SIN TURBIAS EN EL CHAVISMO TRAS ESTA FUERTE RUPTURA

Vivimos la tragedia de ser un país maula, sin relevo generacional, plagado de pillos y advenedizos, de imberbes intelectuales que han servido de comodín al régimen cubano para hacerse de la joya de la corona de América del Sur.



Dejanos tus comentarios

Comentarios

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here